domingo, septiembre 23, 2007

Adolfo Suárez, en el ABC

"Un político no puede ser un hombre frío. Su primera obligación es no convertirse en un autómata. Tiene que recordar que cada una de sus decisiones afecta a seres humanos. A unos beneficia y a otros perjudica. Y debe recordar siempre a los perjudicados… Gracias a Dios, yo no lo he olvidado nunca. Pero se sufre porque no puedes tomar decisiones satisfactorias a corto plazo para todos los españoles. Aunque esperas que sean positivas en el futuro y asumes el riesgo… Hay personas que no ven a los gobernados uno a uno… Yo los sigo viendo. ¡les veo hasta las caras!"

Lo dijo Adolfo Suárez en 1980, pero ha salido ahora en el ABC. Se trata de una entrevista que le hicieron al que entonces era Presidente de Gobierno, el mismo año que dimitió. Siempre he considerado a Suárez como uno de los mejores políticos que ha tenido este país, y eso que yo no vivía cuando él estaba arriba, pero es un tema que me gusta y sobre el que he leído, no todo, pero sí casi todo.

Otras cosas destacables de la entrevista:

«La prensa persigue intereses concretos, políticos o personales del político que le informa.Defiende las conveniencias de alguien que instrumentaliza a ese periodista. Y los periodistas se han convertido en correas de transmisión de los intereses de grupos determinados.Hay excepciones, desde luego. Pero, por desgracia, esa es la tónica general».

«Otro requisito indispensable en un político es la capacidad para aceptar los hechos tal y como vienen, y saber seguir hacia delante. Nunca puede sentirse deprimido. Tiene que continuar luchando. Confiar en lo que siempre ha defendido y en los objetivos programados a largo plazo... Pasar por encima de las coyunturas. Porque, a veces, las circunstancias pueden desvirtuar el destino histórico de un país. Y es preferible decir sí a la Historia que a la coyuntura. Yo lucho, intento luchar, contra esas coyunturas».

«Tuvimos que aprender que los problemas reales de un país exigen que todos arrimemos el hombro; exigen un altísimo sentido de corresponsabilidad. Y sin embargo, los políticos no transmitimos esa imagen de esfuerzo común... La clase política le estamos dando un espectáculo terrible al pueblo español».

«Se me acusa de ser un hombre ambicioso... ¡Pero ¿es que nadie se ha parado a pensar que ya se han cumplido todas mis ambiciones personales? Todas. No me falta ni una... ¿Y usted cree que el poder, por sí mismo, satisface a quienes lo poseen?»


«... en caso de duda, me incliné siempre por los principios».


17 años han tardado en publicar esta entrevista. En palabras del propio periódico: Quien habla en esta entrevista es un hombre de Estado a ratos amargo, harto de encajar golpes, atacado con una saña desmedida, desengañado con la clase política y duro con la Prensa. Una insoportable tensión política y emocional que vuelca en una conversación sin ataduras. Tanta sinceridad, por lo visto, pareció inconveniente a algunos de sus consejeros, que pidieron que se archivara la entrevista. Pero, cuando se cumple el 75 aniversario del hombre que lideró la transición, creemos que no hay mayor homenaje que la publicación de estas confesiones. El lector va a sentir una cierta nostalgia ante un presidente que asegura no tener «vocación de estar en la historia», pero que levanta el vuelo por encima de sectarismos y políticas chusqueras. Suárez se sitúa en la «Historia», porque, como él mismo dice, no le interesa «la coyuntura», sino los principios. Y sus palabras pueden enseñarnos mucho en estos tiempos de «coyuntura»


La entrevista, se puede leer íntegramente aquí.

Hablan de ello:
- Moonshadow
- Por si las moscas

1 comentario:

  1. Como todo en la vida, todo se ve mejor desde la perspectiva del tiempo; eso y las inevitables comparaciones con otros políticos han hecho grande a este hombre.

    ResponderEliminar

A ver qué me dices, eh? ¡Todo tuyo!