jueves, enero 28, 2016

Enero, que se me va

Perdón de antemano. Igual el titular es un poco tremendista, pero entre libros, códigos, legislación y demás, no me pidáis mucho más. O sí. Pedidme más, qué lo mismo da. 
El caso es que enero aún me aguanta un poco más, al menos hasta el final de la semana. Pero yo quiero contaros ya las noticias que he ido guardado. Y esta vez ¡Tengo para todos! 

¡Que disfrutéis!


viernes, enero 01, 2016

Adiós 2015

Hace tiempo que suelo hacer un balance al año por estos lares, pero es la primera vez que lo hago coincidir con el fin/inicio de año. Con lo fácil que hubiera sido hacerlo así desde el principio. Pero claro, hacer las cosas fáciles no es tan divertido.

El caso es que empieza el 2016 y es momento de propósitos, nuevas metas, cambios, etcétera, etcétera. Y yo empiezo el año como ha acabado: estudiando. Sin embargo, no todo es igual.

2015 ha sido un año de contrastes, de cambios, de echar la vista atrás, de retomar proyectos inacabados y empezar nuevos. Se han ido personas de mi vida motu proprio, algunas sin decir ni adiós, y  he conocido otras que amenazan con quedarse. Ha habido días de incertidumbre  y días de reflexión, y no precisamente por las elecciones. Han sido 365 días para darse cuenta de lo rápido que pasa el tiempo y decidir que ya está bien, que es hora. Y es lo que he hecho. He saltado obstáculos, ya lo avisé, y aún quedan unos cuantos, pero estoy - estamos - preparados para lo que nos echen.
Estamos en una época difícil, laboral, económica y políticamente hablando, y me estoy comiendo con patatas - si me permitís la expresión - las tres facetas, pero en las dificultades es donde debemos medir nuestros límites y ponerlos a prueba, es donde empiezan las carreras de fondo y yo llevo un rato de carrera - literal y figuradamente - y soy consciente de lo que me queda.

En este año que viene sé que voy a tener el apoyo de mucha gente en esta lucha personal que me he propuesto, y eso compensa (con creces) a los que hacen mutis por el foro. Me quedan muchas horas de estudio, de entrenamiento, de respirar hondo y repetirme que ya queda menos. Me he propuesto disfrutar al máximo de mi familia y darlo todo para sacar la oposición, y sé que conciliar las dos cosas va a ser complicado. Pero no me asustan los retos, al contrario.

El que quiera, puede acompañarme en el camino. Prometo que va a ser divertido.

Es el momento de cumplir objetivos.
2016 es el año. 
Y voy a ir a por todas.


jueves, octubre 01, 2015

Visita a la feria mundial de 2014 (o cómo Asimov tenía razón)

Las predicciones de Asimov para 2014
Isaac Asimov se hizo famoso por sus novelas de ciencia ficción, por su formulación de las Leyes de la Robótica, y por ser un visionario. No hay nadie a quien le guste ese género literario que no lo conozca. Este bioquímico y escritor publicó en 1964 un artículo bajo el título "Visita a la Feria Mundial 2014", en el que imaginaba la vida en la tierra 50 años después, (lo podéis leer completo aquí) o lo que es lo mismo, en 2014. Si hubiese vivido hasta esa fecha, hubiese podido ver cumplidas muchas de sus predicciones. Ahora tendría 95 años. 

miércoles, septiembre 23, 2015

Terrorismo contra el Patrimonio

Ataques del ISIS al Patrimonio en Siria e Irak- Infografía

Hablar de Siria debería ser hablar de Babilonia, de Persia, de Egipto, de Alejandro Magno, del Imperio Bizantino, de Patrimonios de la Humanidad. Hablar de aquella zona del mundo debería ser hablar de la civilización Asiria, que ocupó el norte de la antigua Mesopotamia (hoy, Irak).

Pero hoy en día, hablar de aquello es hablar de guerra civil, de más de 300.000 muertos y millones de refugiados que ahora vemos un día si y otro también en los informativos. Hablar de Siria e Irak, de la ruta que en la antigüedad conectó Oriente y Occidente, es hoy hablar de conmoción y de destrucción de cultura. 

Esto último puede parecer baladí, al lado de las vida humanas, al lado de toda esa gente que intenta desesperadamente saltarse las fronteras para huir de sus propias casas. Pero no lo es. La decadencia del ser humano va unida a la destrucción de su pasado.

La manía de destruir monumentos y símbolos históricos no es nueva. Por citar una famosa, en el siglo XIV Muhammad Sa'im al.Dahr destruyó la nariz de la Esfinge de Giza enfadado porque la gente le hacía ofrendas. Y es que la interpretación extremista (insisto, radical) del Islam supone que la veneración de estatuas e imágenes es idolatría y hay que acabar con ello. Pero la realidad es que esa idea, en la actualidad sólo ha servido de excusa religiosa (que no motivo) para que algunos hagan  demostración de fuerza y poder. Y de paso, para robar reliquias y venderlas en el mercado negro internacional, con las que financiar su particular forma de "lucha" o, dicho más claro, el terrorismo yihadista.

Es así, Siria lleva más de cuatro años en guerra civil y todas los países de alrededor están envueltos en conflictos similares en los que los extremistas están financiándose con el petróleo, con secuestros pero también con la venta de objetos antiguos. Esos que dicen que hay que destruir porque van en contra de su religión. Debe ser que si dan dinero, ya se pueden permitir.

La situación es más complicada de lo que parece (y ya parece bastante complicada). Sólo en Irak, el autodenominado Estado Islámico (ISIS), controla ya 1.800 de los 12.000 sitios arqueológicos registrados en el país, lugares que reflejan, entre otras cosas, el amplio y rico patrimonio que nos dejó el Imperio Asirio. Lo que ayer era historia, hoy se han convertido en "representaciones idólatras".

Ya durante la guerra de Irak, en 2003, el Museo Nacional de Bagdad "perdió" 15.000 piezas en saqueos, por lo que ha pasado (prácticamente hasta ahora) muchos años cerrado. Aún antes, en 2001, pudimos ver las primeras imágenes de destrozos culturales que sólo eran un preludio a lo que vendría después. En Bamiyán (Afganistan), los talibanes destruyeron con dinamita y cañones antiaéreos las antiguas estatuas de Buda, excavadas en los acantilados del Valle durante el Siglo VI.

Desde entonces, el ISIS se ha encargado de que enclaves bizantinos al sur de Alepo, el Crac de los Caballeros, monasterios católicos del siglo X, templos suníes y mezquitas chiíes, las catedrales de Caldea y la ortodoxa Siria de Mosul, - símbolo de la herencia cristiana asiria -, y un largo etcétera, hayan sido saqueados y destruidos. Nimrod, construida en el siglo XIII a.C., uno de los enclaves más relevantes de Irak, fue arrasada sin más. Hatra, declarada Patrimonio de la Humanidad, vio como los radicales disparaban contra las estatuas como en un pelotón de fusilamiento reduciendo la arquitectura grecorromana a tierra. En Khorsabad, antigua capital Asiria alrededor del 700 a.C., varios edificios históricos han desaparecido.

Entre los más famosos, está el saqueo al Museo de Mosul en febrero de este mismo año, en el que acabaron con obras de hasta 3.000 años de antigüedad con mazos y taladros, entre las que se incluían las famosas figuras de los toros alados de Nínive, aunque el director del mismo aseguró que todo eran copias. Se lo veían venir.

No eran copias lo que destruyeron en Palmira. El templo del siglo I a.C. voló por los aires. Las imponentes estatuas del Siglo II han desaparecido, el santuario de Abu Behaedin, que tenía 500 años, ha sido destruido. Todo el patrimonio de la antigua ciudad situada en el desierto Sirio, hoy se confunde con la arena.

Según la ONU, 24 ciudades (históricas) han sido ya destruidas, 189 dañadas gravemente, y en 77 más aún no se han evaluado los daños.

Miles de vidas humanas y cientos de años de historia. 

Desaparecidos.