miércoles, enero 24, 2007

El periodismo de luto

Odio empezar el día en plan dramático, pero las noticias de hoy lo merecen.


En primer lugar, anoche a última hora me enteraba de la muerte de Ryszard Kapuscinski, considerado maestro de periodistas para muchos. Me gustaría decir que, al margen de que se considere más o menos maestro, este hombre ha vivido, en cuanto a periodismo se refiere, lo que no está escrito, pero me equivocaría si lo dijese así, porque sí está escrito. Lo escribió él.


Sólo resaltar un fragmento de El País que resume lo que digo:


"En su dilatada carrera
presenció 27 revoluciones, vivió 12 frentes de
guerra y fue condenado cuatro veces a ser fusilado. Harto de la censura
polaca, a partir de la década de los 80 empezó a colaborar con
periódicos y revistas internacionales, como
The New York Times o Frankfurter Allgemeine Zeitung, a la vez que se introducía
de lleno en el campo literario a través del gran
reportaje."

La segunda noticia es la muerte de el ex agente de la CIA vinculado al escándalo Watergate. Se trata de Howard Hunt, quien reclutó a cuatro de los cinco integrantes del equipo que instaló micrófonos y cámaras para espiar al Partido Demócrata en 1972 ( James W. McCord, Bernard L. Barker, Frank A. Sturgis, Eugenio R. Martínez y Virgilio R. González), poco antes de que se celebraran los comicios presidenciales en los que el entonces presidente Richard Nixon resultó reelegido. El caso se convirtió en un escándalo que estremeció la vida política de EEUU y obligó a Nixon a renunciar a la presidencia en 1974, antes de que el Congreso estudiara su destitución.


Se van dos grandes protagonistas del periodismo.
Nos quedan sus historias para recordarlos.

1 comentario:

  1. se nos fue el gran de los grandes escritores y periodista y buen critico , se tuvo que ir , pero nos dejos un monton de recuerdos en bonitas letras , en sus pensamientos, desde luego se le tenriamos que llamar le el padre del peridismo,
    un buen blog saludossssssssss

    www.oktomanota.com

    ResponderEliminar

A ver qué me dices, eh? ¡Todo tuyo!