sábado, mayo 13, 2017

El Crimen de los Galindos

Sucesologia Podcast - Segunda Temporada - Capitulo 5
Corría el año 1975 cuando ocurrió en Sevilla, aquí en España, uno de los crímenes más sangrientos de los que recuerda nuestra crónica negra. Hablamos del Crimen de los Galindos, un misterio que, 20 años después, sigue sin resolver.

Viajamos hasta un 22 de julio en Paradas, en Sevilla y, en concreto, hasta un cortijo llamado “Los Galindos”, donde un día, cuando los trabajadores volvían de sus labores en el campo, se encontraron con un cruel espectáculo que no iban a olvidar fácilmente. Una columna de humo que salía del cobertizo les hizo apresurarse. Tras apagar el fuego, ven un rastro de sangre que les conduce desde el exterior hasta uno de los dormitorios. Allí aparece, en primer lugar, el cadáver de Juana Martín Macías, de 53 años, mujer del encargado del cortijo, que había sido golpeada en la cabeza.  Al salir de la casa, en una cuneta, encuentran la segunda víctima: Ramón Parrilla González, de 40 años, con los brazos destrozados, quizá por haber intentado defenderse de los disparos de escopeta que fueron directos al corazón. Tras volver al cobertizo, calcinados, aparece un matrimonio: Asunción Peralta Montera, de 34 años y, José González, tractorista de la finca. 

El capataz de la finca y principal sospechoso inicial de las investigaciones, se encontraba en paradero desconocido. Tres días después, fue encontrado, también sin vida, con la cabeza destrozada a golpes y cubierto de paja. Nadie sabe si estuvo allí escondido desde el principio, o si alguien lo movió después de que se encontraran a los otros cuatro. Con él se acababan las pistas.

Cinco muertes en un pueblo que no llegaba a los 8.000 habitantes.

Varios errores en las investigaciones y las diligencias iniciales terminaron de convertir aquel caso en un  imposible. Se llegaron a hacer exhumaciones de los cadáveres para realizar segundas autopsitas, pero de nada sirvió.

Entre las hipótesis, se barajaban motivos pasionales, reyertas, tráfico de drogas, e incluso llegó a investigarse el origen militar de alguno de ellos, haciendo que el caso fuese reabierto en cuatro ocasiones.

Las últimas investigaciones concluyeron que los crímenes habían sido llevados a cabo por dos personas como mínimo, sin vinculación aparente con la finca. Entre las nuevas hipótesis, aparecieron las sospechas de que “personas influyentes” estaban ayudando a paralizar la investigación., ya que, al parecer, se había celebrado allí, antes del crimen, una reunión militar secreta.

Pero una vez más, todo eran suposiciones.

Trece años después de aquellas cinco muertes, en 1988, el caso es definitivamente cerrado. El sumario, que llegó a sumar 1.300 folios, que se archivaba en Marchena, se extravió en un traslado de los juzgados de aquella localidad a Sevilla. Más misterio que se suma a este caso, ya de por sí enrevesado.


Qué fue casualidad y qué no es una cuestión que se quedará sin solucionar, porque los homicidios prescribieron en 1995, sin que hayamos podido despejar las incógnitas sobre este sangriento capítulo. 

Escucha todos los detalles de este caso y mucho más en el podcast del mes de Mayo de Sucesología desde aquí. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

A ver qué me dices, eh? ¡Todo tuyo!